La transformación digital como una necesidad urgente

Por Erick Pardo

Mucho se viene hablando de la bendita Transformación digital, en sitios webs, blogs como este, diarios, redes c¡sociales, hasta programas de especialización, Diplomados y Maestrías que por cierto incluso se vienen ofertando en las diferentes casas de estudio; muchos “gurús” que hablan sobre el tema, si bla bla bla.

Poniéndonos un poco más serios, algunos expertos afirman con contundencia que la revolución digital es un hecho ineludible. Y es que para nadie es un secreto que los procesos de digitalización están transformando no solo la vida comercial, la industria informativa sino también, y de una manera que quizás aún no lo percibes, la vida cotidiana de las personas. Ahora no solo somos ciudadanos, no solo somos clientes, somos fundamentalmente usuarios y eso cambia todo.

Lo entiendas o no, hay un nuevo paradigma que ha surgido a partir de todos los cambios evolutivos que la tecnología ha tenido en el último siglo a escala mundial. Comprender esos cambios y apropiarte de sus códigos no solo es lo deseable sino que se hace imperativo cuando tienes un negocio o una empresa en pleno crecimiento.

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital es el conjunto de procesos a través de los cuales las empresas reorganizan sus dinámicas, estrategias y estructuras en función de la implementación de nuevas tecnologías en aras de obtener mayores ganancias o crecer dentro del mercado en el que se desenvuelvan.

La trasformación de los procesos tradicionales hacia una nueva dinámica con ADN digital resulta hoy día más que una moda, una necesidad vital para sobrevivir y además de ello convertirse en un modelo de negocio exitoso en el complejo e hiperglobalizado mundo en el vivimos actualmente.

Pero seguro te estarás preguntando ¿cómo se refleja esta transformación digital en las empresas? Los cambios que impone el nuevo paradigma digital prácticamente exigen a las empresas tradicionales y a las nuevas organizaciones a automatizar los procesos: migrar desde los viejos cuadernos y archivadores a las más flexibles y funcionales base de datos digitales; implementar sistemas de información y herramientas digitales, así como el uso de nubes para almacenar información y compartirla con todos los trabajadores; implementar canales de comunicación digital más efectivos, rápidos y flexibles, entre otros muchos cambios que además minimizarán los costos y traerán a las empresas muchas ventajas.

Evidentemente, cambios como estos no se dan de la noche a la mañana en una organización. Para implementarlos hace falta mucho compromiso, quizás orientación calificada y mucha comunicación. Pero sobretodo es muy importante comprender que los cambios no solo deben reflejarse en la parte técnica, sino además, y quizás más importante, en la cultura de la organización.

Normalmente cuando se comienzan a incorporar cambios tan drásticos en una empresa existe mucha resistencia a éstos por parte de los empleados, lo cual puede generar ambientes de tensiones y conflictos internos. Por ello es necesario que antes de implementarlos, el líder de la organización converse con todos los trabajadores para presentarles todas las ventajas de los cambios que vendrán, así como hacerles entender su importancia dentro del nuevo engranaje organizacional.

¿Cómo se hace la transformación digital?

Para lograr que una transformación digital sea efectiva en una organización y se convierta en el camino para crear nuevos modelos de negocio, es imprescindible tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • La estrategia es más importante que la tecnología: la sola inversión en tecnología no es garantía de transformación digital. La tecnología no es nada si no hay un cambio de paradigma de alto impacto en los comportamientos de los miembros de la organización. Para que la inversión tecnológica genere transformaciones significativas que incrementen las ganancias, hace falta trazar un buen plan estratégico que ponga la tecnología al servicio de las necesidades de los clientes y los valores de la empresa.

  • Formación con ADN digital: Lograr que las personas de la organización se comprometan con la transformación digital exige necesariamente introducirlas en un proceso de formación. De ninguna manera puedes pretender que una persona pueda de manera efectiva realizar sus tareas de manera diferente, con nuevas herramientas y dinámicas, sin antes haber comprendido el nuevo paradigma y el uso de las nuevas tecnologías. La formación no solo debe ser técnica, también debe propiciar en los empleados el ánimo de transformar sus propios conceptos y formas de trabajar en aras de mejorar además su propia experiencia laboral. Cambiar los viejos hábitos y prácticas obsoletas por un comportamiento en esencia digital es la meta.

  • Atreverse a usar nuevas herramientas: actualmente existen innumerables aplicaciones y herramientas digitales muy funcionales para trabajar en equipo, organizar tareas, priorizar objetivos, etc.; solo hay que estar abiertos a explorarlas para seleccionar cuál nos conviene, con cuáles nos sentimos cómodos y cuáles satisfacen nuestras necesidades.

  • Brand Awarness: hoy en día se ha vuelto sumamente importante que las marcas tengan presencia en los ecosistemas digitales. La reputación que la marca tenga, por ejemplo, en las redes sociales genera además de confianza una vinculación más directa y cercana con los públicos objetivos, así como nuevas oportunidades de negocio.

  • Liderazgo digital: evidentemente que para llevar a cabo un proceso de transformación digital en una empresa, quienes deben estar a la vanguardia de esos cambios paradigmáticos son sus líderes, quienes deberán orientar, convencer y promover la nueva cultural digital. Quien lidere el proceso de transformación debe estar formado en materia digital, conocer las ventajas, los obstáculos y ser un verdadero estratega.

 ¿Cuáles son las ventajas de la transformación digital en las empresas?

La transformación digital no es una moda, como muchos piensan, se trata de una dinámica ineludible. Lamentablemente las empresas que no logren insertarse dentro de este nuevo paradigma corren el riesgo de fracasar en un intento de seguir siendo la misma organización convencional en tiempos que exigen alta adaptabilidad.

Muchas son las ventajas de estos procesos pero en síntesis los más importantes y generales son:

  • Reducción de costos: definitivamente ha quedado demostrado que la optimización de los procesos ,a través de la implantación de nuevas tecnologías, reduce de manera importante el tiempo invertido en realizar determinadas tareas, así como reduce el uso de materiales, transporte, mobiliario, etc.

  • Mayor satisfacción de los trabajadores: la transformación digital también implica un cambio de modelo de trabajo, es decir en la cultura laboral, pues los viejos, opresivos y limitantes horarios y condiciones de trabajo son sustituidos por condiciones donde prima la creatividad, el talento, el ingenio y la flexibilidad. Asimismo, los empleados sentirán que la cultura digital también les aporta personalmente nuevas experiencias enriquecedoras en sus propias carreras laborales y estas motivaciones se traducirán en una mejor productividad.

  • Mejor contacto con los clientes: la transformación digital posiciona a la organización en la misma escala de sus clientes, usando sus códigos y canales de comunicación, lo cual tiene como principal consecuencia un mejor contacto con ellos y una compresión más amplia de sus intereses.

  • Estar a la vanguardia: una empresa cuya esencia sea digital estará en permanente innovación y actualización de sus procesos y dinámicas. Este tipo de empresas difícilmente dejarán pasar las oportunidades pues su dinámica va en consonancia con los avances de las sociedades mundiales. Asimismo, tendrán capacidad de respuesta inmediata a las fluctuaciones constantes de los mercados actuales o a posibles circunstancias desfavorables.

  • El mejor talento: las empresas que han tenido o tienen transformaciones digitales son especialmente atractivas para los mejores profesionales, cuyas prácticas y comportamientos laborales, ya no pueden adaptarse a organizaciones tradicionales, convencionales y herméticas. Los profesionales más creativos y ágiles hoy día conocen la importancia de formarse en el área digital, por lo cual, tendrás oportunidad de captar un gran talento que contribuya con el crecimiento de tu empresa. Una empresa que esté posicionada digitalmente atraerá al mejor talento.

Un estudio de Fujitsu, compañía líder en el sector de las TICS, indicó que las organizaciones que han implementado transformaciones digitales han mejorado en un 21% la brecha de tiempo entre la conceptualización del producto o servicio y su lanzamiento al mercado. Un porcentaje que resume los beneficios de estos cambios.

Si bien es cierto que llevar a cabo una transformación de este tipo cuesta dinero y sobre todo tiempo y esfuerzo para cambiar la mentalidad y la cultura organizacional, no obstante los resultados valen la pena pues todo ello se traducirá en una mejor productividad, un conocimiento más certero de los clientes y una mejor comunicación con ellos, así como una alta adaptabilidad a los cambios vertiginosos que se suscitan inesperadamente en el mundo de hoy.

Cada vez más, es menos una opción transformar digitalmente una empresa y más una necesidad urgente para sobrevivir y ser capaz escalar en los negocios de una manera creativa.

Y tú ¿Qué opinas de la transformación digital?