Archivo de la categoría: Marketing

cro

¿Qué es CRO y para qué sirve?

El mundo del marketing digital está en constante expansión y cada vez más van apareciendo nuevos términos y nuevas prácticas que por su novedad no logramos entender muy bien en qué consisten. Hoy te hablaremos de CRO y te diremos por qué tienes que usarlo en tu proyecto web. Antes de explicar el tema pienso que debes saber qué es una conversión y en dicho enlace te lo explico.

Por sus siglas, CRO significa Conversion Rate Optimization (en español optimización del ratio de conversión) y comprende un conjunto de técnicas que tienen como meta mejorar el rendimiento de tu página web a través del aumento de su tasa de conversión.

¿Pero qué significa eso? que a través de estas herramientas podrás convertir las acciones que los usuarios realizan en tu página (compras, descargas, suscripciones) en ganancias económicas. Es por ello que el CRO está posicionándose como un enfoque útil y absolutamente necesario para rentabilizar cualquier emprendimiento web.

La generación de tráfico en tu página web, es decir la cantidad de usuarios que ingresan a ella y la exploran, es muy importante, pero ese tráfico por sí solo no garantiza que los usuarios hagan lo que tú deseas: comprar tus productos, por ejemplo. Justamente ese el problema que CRO apunta a solucionar a través de diversas estrategias y mucho análisis.

Es sencillo comprenderlo, si tienes una tienda online de ropa, no ganas nada con tener muchas visitas diarias si estos usuarios no compran tus productos. CRO se encarga de incrementar el porcentaje de ganancias, no obstante, como se trata de tasa de conversión, en muchas ocasiones no se traduce simplemente en la obtención de más ventas. Otros emprendimientos apuntan a que sus usuarios descarguen un contenido, llenen un formulario, pidan una cita, soliciten un presupuesto, etc. Todo dependerá de los objetivos de tu negocio.

En fin, el CRO no tiene como misión aumentar el tráfico, sino dirigir todos los esfuerzos para que ese tráfico se convierta en acciones, lo cual se traduce en ganancias para tu negocio.

¿De qué depende la tasa de conversión?

La tasa de conversión depende de varios elementos para aumentar su porcentaje, entre ellos están, por supuesto, el contenido de la web, el diseño y su estructura, así como la usabilidad.

La usabilidad te permite generar buenas experiencias para tus usuarios, sin embargo, por sí sola no garantiza conversión, por ello, ésta debe combinarse con la persuabilidad, que es la capacidad de que tiene tu página web de guiar a los usuarios hacia la acción que tú deseas, por ejemplo comprar o suscribirse.

¿Cómo funciona CRO y cuáles son los procedimientos?

Seguramente te estarás preguntando cómo CRO ayuda a que tu tasa de conversión suba, ¿cierto? Esta práctica tiene como objetivo averiguar las fallas y realizar cambios específicos de tu página web para ayudar fácil y rápidamente a los usuarios a que realicen la acción deseada.

Para optimizar la tasa a través de las prácticas de CRO, es necesario seguir un procedimiento lógico y ordenando que te permitirá establecer un norte claro para escoger bien qué cambios hay que realizar y si estos, efectivamente, son los correctos.

  • Objetivos y medición: lo primero es establecer tus objetivos claramente, así como las métricas que usarás para evaluar el estado de tu página.

  • Recopilación y análisis de datos: debes reunir la mayor cantidad de información posible y analizar qué áreas son perfectibles en tu web, cuáles son las zonas problemáticas y los cuellos de botella que no le permiten o invitan al usuario a realizar la acción esperada.

  • Hipótesis: tendrás que poner sobre la mesa una hipótesis o varias para ponerlas a prueba y comprobar si el cambio que sospechas, a partir de tus análisis, es el justo y necesario para tu página web.

  • Tratamiento y pruebas: para comprobar una hipótesis hay que ponerla en funcionamiento. Diseña y crea los bocetos para las páginas de prueba y ejecuta las pruebas controladas hasta alcanzar los objetivos esperados. Este paso se repetirá cuántas veces sean necesarias para lograr los objetivos propuestos y aumentar tu tasa de conversión.

Como ves, el procedimiento sigue la estructura del método científico. Se trata de establecer hipótesis a partir de análisis y comprobar qué cambios resultan favorables para tu página. Esto se da de manera indefinida, pues siempre los cambios serán perfectibles y la tasa de conversión siempre puede aumentar más.

Métodos de investigación de CRO

Ahora bien, para emprender tu investigación CRO en aras de analizar las fallas o falencias de tu página hay dos métodos fundamentales: los cualitativos y los cuantitativos.

Los métodos de investigación cualitativa se basan en técnicas como: entrevistas a usuarios con el objetivo de conocer cómo fue su experiencia de compra en la página; encuestas a los usuarios que navegan en el sitio; estudios de usabilidad en los que se invitan a usuarios a que realicen acciones específicas en la web.

Por otra parte, los métodos cuantitativos empleados para investigaciones de CRO suelen ser: Google Analytics, una de las herramientas más poderosas para recopilar datos que nos permiten entender el comportamiento de los usuarios en nuestra web; mapas de calor, que recopilan información sobre el viaje que hace el mouse en la exploración de nuestra web; y pruebas controladas que tienen como meta enfrentar a los usuarios a una versión actual de la página web y a otras versiones de la misma para saber cuál funciona mejor.

¿Por qué es tan importante el CRO?

Actualmente muchos se obsesionan con ubicar a su página web en las primeras pociones del ranking de los buscadores u obtener cada vez más tráfico, no obstante si deseas ganar dinero con tu proyecto no solo debes enfocarte en estas prácticas (correspondientes al trabajo de un SEO), sino que además necesariamente tienes que diseñar un proyecto CRO para convertir esos visitantes en potenciales clientes.

Un buen proyecto CRO te ayuda a rentabilizar tu proyecto, sacándole el máximo partido al tráfico de tu página web; reduce considerablemente los costos correspondientes a la captación de nuevos clientes; y complementa perfectamente tu estrategia SEO, potenciando tu página pues los buscadores premian las páginas fáciles de explorar, cuyos contenidos y estructura son claros y ordenandos.

Es importante resaltar que una página web necesita de una atención constante. Las mejoras que hagamos deben ser regulares, en función de las nuevas dinámicas y tendencias en aras de maximizar cada vez más las experiencias significativas de los usuarios y convertirlas en las acciones deseadas para aumentar las ganancias de nuestro negocio.

En ese sentido, los procesos de mejora son continuos y la aplicación de los procedimientos del CRO antes descritos (objetivos, medición, hipótesis, pruebas, análisis), son un ciclo que se vuelve a iniciar constantemente para mejorar tu tasa de conversión.

Los entornos digitales son cada vez más competitivos y ante su expansión vertiginosa y feroz competitividad, se hace urgente estar a la vanguardia de las nuevas dinámicas, prácticas, métodos y estrategias con el objetivo de maximizar la visibilidad y rentabilidad de nuestros proyectos.

CRO como SEO u otras prácticas de marketing digital, es un gran aliado para marcar la diferencia y ofrecer a los usuarios un producto de calidad, una experiencia única y un espacio para facilitar la vida cotidiana y obtener nuevos conocimientos.

Si aún te rompes la cabeza pensando por qué el tráfico de tu web no se traduce en ganancias, es momento de desarrollar tu proyecto CRO y alcanzar los mejores resultados.

que es una conversion

Marketing Digital: ¿Qué es una conversión?

La nueva preocupación de las empresas, en estos días en los que el mercado ha sido apoderado por la web, es el de tener la mayor cantidad de respuestas directas a sus campañas publicitarias de esa manera crear una conexión con el cliente que se derive a convertirlos en fans de esta marca. De esta forma se aprovecha el canal de Internet que ofrece la ventaja de rapidez y constancia, además que puede cruzar fronteras con facilidad.

Esta, ya no tan nueva herramienta, tiene también algunas dificultades que hacen complejo el flujo de comunicación y respuesta. Los desafíos que enfrentan van desde pantallas pequeñas hasta darle el seguimiento a las conversiones en diferentes dispositivos. Se hace hincapié en que los formatos de ordenadores no siempre funcionan en dispositivos móviles.

Esta problemática es la que ha vuelto famoso el término de conversión digital o conversión web aunque, no queda muy claro cómo definirlo, existen técnicas que permiten incluirlo en las acciones de diseño web además de permitir medirlo.

Para poder entender este sistema de adaptación, primero hay que tener en cuenta que el marketing digital abarca mucho más que solo la publicidad online. Esta disciplina traslada todas las estrategias del marketing convencional al mundo digital, bajo ciertos principios que garantizan el éxito en la plataforma. Incluye la personalización, participación, cooperación y métricas que permiten realizar un trabajo de comunicación más efectivo además de hacerlo cuantificable, es decir, las acciones de marketing digital son medibles señores, algo que no podemos decir de otros canales de comunicación.

Definiendo conversión

Así como en el resto de su campo, para la definición de marketing digital debemos utilizar el sentido común. Si partimos de la definición de la Real Academia de la Lengua Española donde señala que conversión es la acción o efecto de convertir o convertirse; para entenderlo los traslados al termino convertir, “hacer que algo o alguien se trasforme en algo distinto a lo que era”.

Traducido al lenguaje digital, deducimos que es la acción de un cibernauta previamente definida por la empresa que diseña la interacción, que no es premeditada por el usuario. Es decir es el clic del cliente sobre una de nuestras acciones web, como enlaces, carrito de compras, videos, etc.; que nos ayudan a cumplir un objetivo de marketing. Si lo tengo que decir en palabras más sencillas, hablamos que el usuario de nuestra web (Si ponemos a un sitio web como ejemplo) termina realizando una acción que nosotros queremos, como es el caso de suscribirse a un newsletter, descargar un ebook, enviarnos un formulario de contacto, la compra en sí, etc etc. Más claro ahora?

La hoja de ruta que lleva a esta acción no está marcada por el usuario, sino por la empresa que planifica las estrategias de comunicación. Por ejemplo coloco en mi buscador: la keyword “Grecia” para informarme sobre la ciudad pues la tengo en cuenta como posibilidad para pasar unas vacaciones allí, de pronto aparece en mi pantalla un banner de oferta de vuelos aéreos a este destino de Despegar.com, hago clic en la publicidad pues la oferta es tentadora. Sin querer como usuario ya me intereso en la oferta de empresa y me vuelvo un cliente potencial para ella, si luego realizo una nueva búsqueda para realizar la compra de los pasajes, me he convertido en cliente y habría realizado una conversión.

De esta forma es que las empresas realizan estudios sobre la cadena de clic, enlaces que pueden llevarte a realizar una acción en su web. Los especialistas en marketing digital realizan las acciones en base al comportamiento del usuario y en base a los objetivos que tienen marcados.

Encaminando las acciones de marketing hacia la conversión

En el entorno digital toda acción de marketing apunta a una conversión. Para poder lograr desde un clic hasta una acción concreta, el especialista en marketing digital debe tener en cuenta el objetivo final de la acción que parte de la planificación estratégica del plan de comunicación digital.

Por ejemplo, si el objetivo es lograr que se realicen las subscripciones a un semanario, los objetivos deben estar orientados a llenar el formulario, confirmar el medio de pago, descargar los comprobantes de pago para el canje, etc.

El establecimiento de indicadores de conversión es necesario para definir la interacción que queremos lograr con nuestros usuarios. Es decir si lo que queremos lograr es una base de datos, una compra, un comentario, etc. Una vez definido estos parámetros se facilita el diseño de nuestra plataforma.

Es importante como en toda acción de marketing la retroalimentación, para ello la medición de resultados, no solo terminan dándonos una cifra, sino que pueden interpretar nuestras acciones para corregirlas o reforzarlas. En muchas ocasiones las cifras no solo nos arrojan los clientes que hemos ganado sino también los que son potenciales, todo depende del diseño de evaluación que hayamos aplicado y de los objetivos que estemos buscando.

Para alcanzar un crecimiento como empresa en el mundo digital es necesario hacer útil el análisis de resultado. La retroalimentación nos permite mejorar nuestras campañas, nos vuelve más atentos al comportamiento del usuario, para satisfacer sus necesidades de esta forma se puede lograr un verdadero compromiso con ellos. Se debe tener en cuenta que el mundo digital está en constante cambio, por lo que se debe afinar el olfato para responder a estos cambios de forma ingeniosa.

Herramientas para la conversión

En la web se han desarrollado infinitas herramientas para atraer al usuario hasta la acción que pretendemos que realice ya sea navegando por un buscador, realizando compras o simplemente se encuentre informándose sobre un producto o servicio. Como primer paso queda sobreentendida la investigación previa del consumidor, en la que en base de su comportamiento y preferencias podamos realizar la segmentación adecuada que nos permita guiar nuestras acciones de marketing al target correcto.

El sentido común es la habilidad clave en todo proceso de marketing, que no debe ser olvidada. Si bien es cierto se desarrolla con el tiempo y la experiencia, sobre todo de los errores; su uso se traduce en generar más tráfico web que hace posible las conversiones.

Con esos puntos aclarados pasemos a ver las herramientas que facilitan este proceso:

  • Formularios: son la herramienta que facilita la recopilación de datos, ya sea para mantener comunicación con un potencial cliente para el envío de publicidad, también nos convierte en un contacto o incluso remitirle pruebas de un producto.

  • Subscripciones: es la recolección de datos de los usuarios que los compromete a largo plazo, además de facilitar el envío de información más amplia sobre un producto o empresa. Por este medio se envían revistas, catálogos de promociones, etc.

  • Descarga de contenido: gracias a la recogida de datos se facilita la descarga de libros, trípticos informativos, etc.

  • Cupón o Boucher: es una de las opciones de compra online que se han hecho más populares, donde a partir de la recolección de datos del usuario este accede a un ticket que puede ser canjeado ofreciéndole beneficios.

  • Número de seguidores: es atraer a los usuarios ha volverse fans de la página de la marca es las diferentes redes sociales.

  • Inscripción: conecta con los usuarios al ofrecerles cursos gratuitos o el acceso a foros.

  • Venta final: la compra directa de un producto o servicio.

Entre las herramientas que nos permiten el análisis más amplio de resultados tenemos:

  • Tasa de conversión: nos referimos al número de conversiones (las acciones que queremos pretendemos lograr en el usuario), dividido entre el número de visitas en un período de tiempo determinado.

  • Embudo de conversión o funnel cannel: es la hoja de ruta del usuario recorre hasta que se produce una conversión. A medida que se desarrolla el proceso la mayoría de usuarios se declinan por el camino y solo un grupo reducido, alcanzará la meta y generará conversión.

Solo queda reafirmar que las conversiones son la interacción que buscan las empresas con sus clientes y potenciales clientes en el mundo digital. Han ido ganando fuerza e importancia al trasladarse la comunicación a la web, por lo que las estrategias deben ser diseñadas para este formato para que logren cumplir con los objetivos que la empresa plantea.

growth hacking

El Growth hacking, la pieza que faltaba en el rompecabezas digital

En el mundo de lo digital y del marketing de contenidos, la innovación marca la pauta basándose en las nuevas tendencias que surgen día a día y que mueven los intereses, la emocionalidad y las necesidades de los usuarios cuyas exigencias cada vez más van en aumento.

En este constante y vertiginoso flujo, ha surgido una nueva especialidad en el Marketing que está marcando una tendencia importante porque engloba procesos multidisciplinarios que tienen como objetivo incrementar el número de usuarios de un producto o servicio, se trata de el Growth Hacking, del que todo el mundo habla.

El concepto fue acuñado en el año 2010 por el especialista Sean Ellis, quien ha delineado el rol de este profesional dentro de las organizaciones e inclusive ha escrito un libro, que ya se ha editado en trece idiomas hasta el momento, donde explica detalladamente todas las características de esta nueva especialidad.

En Estados Unidos la necesidad de este profesional en las startups es ya una realidad imperativa. Rápidamente el Growth Hacking está ganando terreno y adquiriendo una tremenda relevancia en el marketing digital, presentándose como un conjunto de métodos súper efectivos y baratos para estimular el crecimiento de cualquier empresa.

Actualmente empresas como Facebook, Youtube, Dropbox y Linkedin, por hablar solo de las más conocidas por todos, han implementado la metodología del Growth Hacking en sus prácticas y los resultados están a la vista de todos.

¿En qué consiste Growh Hacking?

Siendo una nueva tendencia, mucho se ha dicho para tratar de definir su razón de ser y sus funciones. Growth Hacking es una especialidad del marketing digital que busca, a través de las estrategias más creativas, incrementar la cantidad de usuarios de un producto o servicio, rápida y notoriamente, con los recursos mínimos posibles. En definitiva es la persona que dentro de la organización, agencia o startup dirige todos sus esfuerzos para lograr que la marca escale en el imaginario de los usuarios.

Lo novedoso de esta especialidad es que se enfoca en generar crecimiento a través de estrategias alternativas de bajo costo, en comparación a las grandes inversiones que tradicionalmente han realizado las empresas en materia de publicidad.

¿Qué necesita saber un Growth Hacker?

Un buen Growth Hacker debe tener conocimientos de todas las áreas del marketing digital, así como de negocios a través de Internet: marketing de contenidos; diseño, programación y desarrollo web; gestión de redes sociales; analítica web avanzada y métodos estadísticos; técnicas de venta y funnels de conversión.

Como puedes ver, este especialista debe contar con una vista panorámica de todos los procesos del área digital, así como de habilidades especiales para desarrollar de manera ingeniosa estrategias únicas y efectivas.

A continuación vamos a detallar cada una de esas habilidades que harán de un Growth Hacker un experto de primera categoría:

  1. Analítico: debe ser un experto en métricas pues estas serán sus mejores aliadas y la materia prima para desarrollar nuevas estrategias cada vez más efectivas. Debe ser capaz de evaluar qué estrategias funcionan y cuáles definitivamente no; detectar cuáles son los errores; dónde se encuentra el target del producto o servicio que se está ofreciendo y cuáles son sus intereses. Todo esto será determinante para implementar la estrategia más certera y con mayores probabilidades de éxito.

  2. Creatividad: un Growth Hacker que sea un crack en métricas pero cuyos hemisferios cerebrales estén desconectados, es decir que estén desprovistos de invención y de creatividad, estarán destinados al fracaso. La mente de un Growth Hacker debe volar alto para buscar fórmulas novedosas que le permitan llegar a las fibras de los usuarios e incrementar su cantidad rápidamente.

  3. Curiosidad: ser un sabueso tras el hueso, eso podría definir muy bien a un especialista en esta área. Este debe buscar constantemente nuevas tendencias, investigar en distintas áreas del mercado, nutrirse de toda clase de estímulos de la industria del entretenimiento, la información y los negocios, así como interesarse en todo lo que ocurre en las redes sociales, qué se viraliza, etc.

  4. Flexibilidad: un Growth Hacker debe tener la capacidad de adaptarse a las situaciones imprevistas y a las condiciones más desfavorables para, a partir de ellas, ver más allá de lo negativo, encontrar oportunidades nuevas y escoger rápidamente las estrategias más adecuadas.

  5. Última tecnología: es indispensable que cualquier persona inmersa en el área del marketing digital esté a la vanguardia de la tecnología. Los medios, los recursos y las herramientas más efectivas se encuentran en la ola tecnológica que diariamente crece más y más. Un Growth Hacker no puede estar desligado de ello.

¿Cuáles son las funciones de un Growth Hacker?

Un Growth Hacker debe cumplir con unas funciones específicas que le permitirán proyectar el crecimiento de la empresa donde se desempeña:

  • Delimitar un target específico: dirigir todas las acciones hacia un público objetivo bien delimitado y bien estudiado es garantía de éxito de cualquier estrategia de marketing. Es muy importante construir una red valiosa de influencers, redes sociales y seguidores para incrementar las interacciones y con ellas la difusión. Un buen Growth Hacker debe saber qué contenidos les gustaría compartir a los usuarios en sus redes sociales, lo que determinará la selección de la estrategia más idónea.

  • Viralizar: el especialista en esta área tiene como una de sus metas la viralización inmediata del producto o servicio ofrecido, para ello debe implementar estrategias que tengan gran alcance y establezcan conexiones con los usuarios. Lo ideal es vincular el producto con las necesidades del target, pues esto posibilitará el boca a boca por parte de los usuarios, lo cual reducirá de forma importante las inversiones económicas en campañas publicitarias.

  • Analizar métricas: a estas alturas del artículo debes saber ya que las métricas son la mitad del corazón de un Growth Hacker. Este debe necesariamente revisarlas, analizarlas, compararlas de forma constante para establecer qué realmente es lo más rentable, y qué necesita el producto o servicio para seguir creciendo, mejorando y satisfaciendo a los clientes. Asimismo debe necesariamente analizar las condiciones del mercado, los casos de éxito y fracaso de la competencia y redactar informes.

  • Optimizar: los Growth Hackers deben evaluar y establecer diferentes métodos y herramientas para mejorar el desempeño de las redes sociales del producto o servicio, valiéndose de las herramientas más relevantes de social media.

  • Realizar pruebas: para afinar las estrategias en pro de mejores resultados, es muy importante realizar pruebas de las estrategias para evaluar qué es perfectible y que no funciona, así como establecer rentabilidad y retorno de inversión.

Buenas prácticas

Para lograr incrementar el número de usuarios de un producto, algunos de los mejores Grotwh Hackers han incorporado en sus estrategias las siguientes ideas, todas ellas muy baratas:

Blogs: incorporar un blog a la página web del producto o servicio es definitivamente una gran idea. Resulta muy conveniente crear contenido valioso, vinculado con las características de tu producto, con miras a que tu audiencia lo comparta.

Contenidos descargables: a todos nos gustan las cosas gratis y ofrecer contenidos descargables gratuitos a cambio de información es un gran plus. Estos pueden ser ebooks, gráficos, galerías, etc.

Marketing de urgencia o del miedo: es una estrategia que genera ansiedad en el usuario pues este teme quedarse sin la oportunidad de acceder al producto o al servicio cuya oferta tiene un límite de tiempo.

Email marketing: comparte contenido único, significativo y preciso a través de correos electrónicos a tus usuarios. No se trata de convertirse en un spam molesto, por ello se deben personalizar los contenidos para estar más cerca de nuestro target.

Concursos: estos se han convertido en grades aliados para la promoción de la marca en las redes sociales. Crea concursos para que los usuarios participen de forma creativa y se diviertan.

El radio de acción del marketing digital se expande cada vez más para adaptarse rápidamente a las nuevas dinámicas de consumo, así como a las necesidades cada vez más exigentes de los usuarios.

Las profesiones del futuro no existen, ya están naciendo por todas partes, junto a los nuevos intereses y necesidades de las audiencias. Entender la complejidad y la responsabilidad de ello, es más que necesario para operar en el ojo del huracán de esta época donde la información y los contenidos aumentan sin cesar. El Growth Hacking nace como una respuesta a toda esa dinámica y estamos seguros que nacerán otras especialidades más.

Espero que este artículo les haya gustado y despeje sus dudas a cerca de este nuevo puesto dentro del Marketing Digital. No te quedes con la información… ¡Compártela!